7a sesión del Grupo Abierto de Trabajo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OWG on SDG)

En la séptima sesión de trabajo del Grupo Abierto de Trabajo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ONU), se han analizado los siguientes temas:

  • Ciudades sostenibles y asentamientos humanos, transporte sostenible
  • Consumo y producción (incluidos los productos químicos y residuos) sostenibles
  • El cambio climático y la reducción del riesgo por desastres

Las presentaciones de los panelistas y las intervenciones de los países miembros, reflejan claramente la preocupación que México y Perú comparten con la comunidad internacional, ante la complejidad de la dinámica de urbanización a nivel global, así como sus múltiples interacciones con diversos ámbitos de la agenda internacional.

La delegacion mexicana presente en la sesión de hoy, "Transporte y desarrollo sustentable", estuvo representada por Janet de Luna, Coordinadora de Asesores del Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda en Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

De Luna planteó que la sostenibilidad de la planeación urbana y de los sistemas de transporte debe analizarse de manera conjunta para generar planes de acción integrales.

Se ha documentado el rápido crecimiento del número de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y partículas suspendidas emitidas por parte del sector transporte en todo el mundo, así como el crecimiento del parque vehicular y de la importancia de los viajes en automóvil dentro del reparto modal.

Sin embargo, como mencionó el Dr. Joan Clos, Director Ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT), esto no deriva de un fenómeno espontáneo, inevitable o irreversible, ni de factores exclusivos del sector transporte; sino de un modelo de desarrollo urbano específico, que ha sido implementado y reforzado por decisiones públicas y privadas.

Una de las tendencias que observamos en el patrón de urbanización de muchos países es la separación paulatina de las zonas residenciales, industriales y comerciales, alejando a las personas de sus centros laborales y de abasto, y, con ello, incrementando el número de viajes de mayor distancia.

Observamos también una decreciente densidad habitacional en los asentamientos urbanos como consecuencia, por un lado, del deterioro y consecuente abandono de la ciudad central; y, por otro, de la proliferación de nuevos asentamientos periféricos que usan el suelo con baja intensidad.

Este fenómeno va en contra de la condición urbana por excelencia: la aglomeración. La baja densidad resta viabilidad financiera a la provisión de servicios en general, y en particular, a la inversión en sistemas de transporte masivo o en infraestructura ciclista y peatonal que constituya una alternativa al uso del automóvil.

Una política que promueve la mezcla de usos de suelo compatibles y densidades habitacionales óptimas, es, a la vez, una política que favorece la movilidad urbana sostenible. Estos son sólo un par de ejemplos del vínculo que existe entre ambas esferas, y sirven para ilustrar la necesidad de que los Objetivos de Desarrollo Sustentable que se definan para abordar los retos de la ciudad y del transporte, reflejen problemáticas integrales y no particulares.

Dicho lo anterior, es pertinente resaltar la importancia de impulsar la movilidad urbana sostenible como condición para avanzar hacia ciudades más equitativas, seguras y viables. Las externalidades que ha generado la falta de accesibilidad y movilidad de los habitantes de las zonas urbanas en el mundo, no se limitan exclusivamente a lo ambiental, sino que impacta de manera directa el desarrollo de otras dinámicas urbanas.

Webcast disponible en: http://webtv.un.org/

Share

Mantente Conectado

Regístrate para recibir noticias de WRI Ciudades

Recibirás noticias y anuncios de la red WRI Ciudades Suscribirse.